La automatización no sólo permite hacer frente a la magnitud y la urgencia de la demanda y en nuestros propios centros de datos. Además, está ayudando a las organizaciones de todo el mundo a tener a un modelo de productividad de trabajo desde casa. Sin ella, los equipos de seguridad de todo el mundo se verían obligados a instalar VPN en millones de portátiles, tabletas, y teléfonos móviles.

1. Centrarse en pequeñas tareas más que en un proceso grande y complejo

En la situación actual, las empresas necesitan un retorno de inversión más rápido que nunca. Y esta rapidez no se puede conseguir si nos centramos en un gran proceso con muchos subprocesos complejos que no han sido estandarizados ni automatizados antes. Es una pérdida de recursos, y he sido testigo del fracaso de este tipo de enfoques a lo largo de mi carrera. Es mejor, automatizar el mayor número de pequeñas tareas que sea posible. Agregadas, todas estas pequeñas tareas se convierten en una carga para la empresa y pueden desviar la atención de proyectos más relevantes. Cuanto más pequeñas sean las tareas que se automaticen, más experiencia y confianza se tendrá. Al mismo tiempo, se crea la base de los procesos automatizados, que pueden convertirse en los principales pilares de proyectos de automatización más complejos.

2. Analizar lo que otros están automatizando

Si no se tiene mucha experiencia en automatización, puede ayudar mucho observar lo que otras empresas están haciendo. Es recomendable buscar un marketplace de automatización (Ansible Galaxy es un ejemplo, pero hay otros, dependiendo de la plataforma de automatización que se elija) y estudiar qué tareas son las que más se automatizan y cómo se hace. Es necesario evaluar si se puede aplicar y cuánto se tendría que cambiar para adaptar el flujo de trabajo de automatización a nuestro entorno de TI.

3. Tratar la automatización como si fuera un software

Algunas soluciones de automatización adoptan un lenguaje que es mucho más fácil de escribir, entender y abordar problemas que el propio desarrollo de código. Cuando más fácil de entender, más personas pueden usarlo en sus campos de especialización y se consigue un retorno de inversión mucho más rápido.  Sin embargo, por muy fácil que sea entender un lenguaje de automatización, éste está sujeto al error humano. Un riesgo que se puede mitigar si se aplican algunas de las mejores prácticas en desarrollo de software. Para ello, es importante empezar a revisar los flujos de trabajo de la automatización o el control de versiones. Cuanto más crítico sea el entorno que se está automatizando, más robusto debe ser el proceso de desarrollo.

4. Pensar de una manera poco convencional

La automatización de la tecnología suele estar asociada a la provisión y a la configuración de los servidores en un centro de datos. Es cierto que algunas soluciones de automatización existentes resuelven perfectamente esos casos de uso, sin embargo, hay algunas de ellas que ampliaron sus funcionalidades más allá de las operaciones de TI, y se han convertido en herramientas muy valiosas para las operaciones de red, los analistas de seguridad o las operaciones de seguridad.

La automatización puede ayudar a configurar dispositivos de hardware de red tan rápido como se despliegan, así como desplegar nuevas soluciones de ciberseguridad donde se necesite más protección. También permite acelerar el triaje de ciberataques que han aumentado exponencialmente a medida que más personas y empresas incrementaron su uso de internet.